LOS AÑOS DE PLOMO EN GRECIA.

300px-revolutionary_organization_17_november1.jpg

La carnicería perpetrada por el ejército griego el 17 de noviembre de 1973, durante la cual varios estudiantes murieron aplastados literalmente por los tanques, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia y significó prácticamente el fin de la dictadura de los Coroneles. La nueva ¨democracia¨ solo sería una operación de maquillaje, conservando prácticamente intactas todas las estructuras del poder económico, militar y judicial anterior. Ni que decir tiene, que la mayoría de los responsables de los muchos asesinatos, torturas y palizas practicados durante la dictadura, no fueron condenados, disfrutando en cambio de la más absoluta impunidad, al igual que la presencia militar norteamericana seguía permaneciendo en suelo griego, escupiendo sobre su soberanía nacional a pesar de su descarado apoyo a la dictadura, y cuando era vox pópuli que habían estado detrás del adiestramiento de los militares fascistas, como una pieza más dentro de su siniestro puzle de la Guerra Fría. Al igual que sucediera durante la transición española, ¨todo quedaba atado y bien atado¨…

1967-4-21_greece012.jpg

Con estos precedentes como telón de fondo, nace la Organización Revolucionaria 17 de Noviembre, grupo armado marxista que tendrá entre sus objetivos prioritarios la lucha contra el imperialismo norteamericano y la burguesía griega. La organización usará las tácticas de guerra de guerrilla urbana, adoptando las enseñanzas del brasileño Carlos Marighella y los Tupamaros uruguayos a los suburbios de Grecia. Militares norteamericanos y de la Otan, banqueros, grandes empresarios y elementos de los cuerpos represivos estarán en su punto de mira. En la noche de navidad de 1975, un comando formado por hombres encapuchados, ejecuta a balazos a Richard Welch en la puerta de su casa, es su bautismo de fuego. Welch, no era precisamente un angelito, como agente secreto jefe de la estación de la CIA en Grecia tuvo una amplia y ominosa carrera, con intervenciones en Chipre, Guatemala, Guyana y Perú, siendo responsable de numerosas operaciones de desestabilización y soporte de dictadores. Su ejecución, obligó a la Agencia de Inteligencia a tomar medidas y criterios preventivos mucho más severos en la protección de la identidad de sus futuros agentes. George H. W. Bush acusó entonces al ex agente Philip Agee de haber revelado la identidad de Welch y de tener responsabilidad en su muerte. Philip Agee, era un ex-agente de la CIA que había abandonado la organización asqueado y arrepentido, haciéndose famoso cuando empezó a destapar y publicar información con claridad meridiana sobre las abyectas prácticas de la Agencia: ¨Hubo un momento en los setenta cuando los peores horrores imaginables se produjeron en Hispanoamérica -Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Guatemala, El Salvador-, había dictaduras militares con escuadrones de la muerte, todos con el apoyo en la sombra de la CIA y el Gobierno estadounidense¨,…¨Esto fue lo que me motivó para dar todos los nombres y para trabajar con periodistas interesados en conocer que era lo que hacía la CIA en sus países¨ Philip Agee.

philip-agee-la-cia-por-dentro-diario-de-un-espia_mla-o-3293481058_102012.jpg

Agee tuvo que huir a diversos países estableciéndose finalmente en Cuba e identificándose con su revolución. Estos hechos le llevarían a recibir amenazas de muerte y a ser objeto de una persecución implacable por parte de la CIA, que llegaría a instalarle un dispositivo electrónico oculto en la tapa de su máquina de escribir…Agee rechazó haber dado información alguna sobre el caso concreto de Welch, confirmando que la identidad del Agente había sido revelada con anterioridad por diversas revistas como CounterSpy y un libro publicado en la RDA, asegurando además, que la organización 17 de Noviembre ya había estado vigilando los pasos del predecesor de Welch durante meses atrás, y que la propia CIA había advertido a Welch, aconsejándole que cambiara de domicilio porque tenían serias sospechas de que ya no era seguro.

Año 1976, como en la atracción de feria de la ¨casa de los espejos¨, las ilusiones ópticas del sistema intentan proyectar la apariencia de la llegada de la democracia y la normalidad, pero sus espejos estallan en pedazos ante la cruda realidad, el 1 de mayo Alexandros Panogoulis, el histórico símbolo de la resistencia contra la dictadura, que fuera detenido y torturado tras el intento de tiranicidio de Georgios Papadopoulos, muere aparentemente en un accidente de tráfico en el que su coche es colisionado por otro en las calles de Atenas. Se daba la casualidad de que pocos días antes había revelado que tenía en su posesión archivos de la policía militar de la Junta (el archivo del E.S.A.), los archivos en cuestión que nunca salieron a la luz ofrecían evidencias de la incriminación de algunos políticos en los crímenes de la dictadura, a pesar de la versión oficial, todo el mundo tuvo claro que su ¨accidente¨ no había respondido a una fatal casualidad…los servicios secretos griegos en colaboración con la CIA se habían quitado de en medio a Panagoulis para silenciarlo.

La organización 17 N reanuda sus operaciones, su siguiente víctima mortal será Evangelios Mallios, policía acusado de torturar a decenas de prisioneros que jamás había sido condenado ni castigado por sus actos. En 1981 suspenden la actividad armada poco antes de la elección de Andreas Papandreu del PASOK, el cual se compromete a cerrar las bases militares norteamericanas de Grecia y retirarse de la OTAN. Al poco tiempo se consumaría una vez más el engaño de los socialdemócratas al incumplir sus promesas electorales, renovando el acuerdo sobre las bases, por lo que en 1983 el 17 N ejecuta al comandante de la Armada de EEUU George Tsantes. En 1985 sería el turno del editor de periódicos conservadores Nikos Momferatos, denunciado en un documento del 17 N como ¨escoria fascista y agente de la CIA¨, que durante la dictadura había recibido financiación de la Agencia para su periódico, y posteriormente se dedicaría a intoxicar al servicio de EEUU, adjudicando a la Resistencia la autoría de una serie de atentados indiscriminados con bomba que se produjeron en varios lugares públicos, y que en realidad fueron colocadas por la CIA, dentro de un plan de desestabilización con el que trataron de manipular y confundir a la opinión pública y criminalizar a la izquierda consecuente, según el 17 N, Momferatos y varios medios de comunicación estaban perfectamente coordinados con los americanos desde hacía mucho para difundir falacias y calumnias constantes, que allanaran el camino como pretexto para la represión posterior.

Con el paso de los años, el terrorismo de Estado sigue latente, provocando varios muertos durante huelgas y manifestaciones salvajemente reprimidas. La actividad del 17 N seguirá atacando a los pilares imperialistas, multinacionales, bancos, comisarias, embajadas y centros militares. En 1988 William Nordeen, capitán de la Marina de los EEUU vuela por los aires tras la explosión de un coche bomba por control remoto, ese mismo año muere Alexander Athanasiadis-Bodosakis, empresario industrial. En 1991 es ejecutado el sargento de las Fuerzas Aéreas de EEUU, Ronald O. Stewart, en castigo por la guerra de Irak y la masacre de miles de civiles que representaba. Meses después ejecutan a Yiannis Varis, oficial de policía, durante un ataque con misiles y granadas de mano contra un autobús de la brigada antidisturbios.

Según sus proclamas, el 17 N estaba decidido a obstaculizar seriamente los planes geoestratégicos de EEUU en Grecia, es decir, convertir a Grecia en un país atado de pies y manos a la dependencia económica del imperialismo y a la explotación de los monopolios extranjeros y locales. Publicarán una serie de comunicados y documentos de análisis sobre cuestiones económicas, históricas y políticas de la realidad griega y el contexto internacional, en dichos documentos justificarán su actividad armada como respuesta al imperialismo norteamericano y sus cómplices autóctonos, con la determinación de expulsarlos del territorio griego y poner fin a su impunidad, que según ellos, había convertido a Grecia en una república bananera, corrupta, humillada y sumisa a la hegemonía de EEUU, a semejanza de una colonia.

Harán especial hincapié en el fracaso que a su juicio supone el concepto de transición pacífica hacia el socialismo, criticarán la actitud cobarde del KKE (Partido Comunista de Grecia) que a pesar de autodenominarse como marxista-leninista aceptará el juego parlamentario, integrándose en el sistema y condenando cualquier tipo de acción fuera de la ¨legalidad¨, el KKE, en una larga lista de despropósitos oportunistas, se dedicará a calificar de ¨provocadores¨ a los estudiantes que protagonizaron la ocupación de la Universidad Politécnica, a los miles de manifestantes que intentaron asaltar y quemar la embajada de EEUU en Atenas en 1975 y posteriormente a la Organización 17-N, al mismo tiempo que sus dirigentes autoproclamados ¨vanguardia¨, no opusieron resistencia alguna al golpe de Estado de 1967. Para el 17 N, el hecho mismo de la resistencia era lo importante, más allá de las posibles derrotas, ese acto de resistencia de gente normal y sencilla era un instrumento de concienciación, de sacudirse los complejos de inferioridad del pueblo y de debilitamiento moral y desgaste psicológico de las fuerzas del imperialismo, que ya no podrían pasearse por las calles como seres omnipotentes sin ser molestados, para el 17 N, la lucha armada formaba parte de la lucha de clases junto al resto de métodos legales e ilegales dentro de un proceso revolucionario multifacético y a largo plazo.

Las acciones quirúrgicas continuarán con las ejecuciones del ex-director del Banco Nacional de Grecia, Michael Vranopoulos o la de Stephen Saunders, agregado militar de la embajada británica en Atenas, tiroteado por unos motoristas en rechazo a los bombardeos de la OTAN contra población civil en Yugoslavia, reivindicado en un extenso comunicado remitido a la prensa como acto de solidaridad internacionalista.

Traducción del comunicado del 17 N sobre la ejecución de Welch.

En un discurso reciente, Ford dijo cínicamente, que los estadounidenses no dudarán en intervenir abiertamente en los asuntos internos de otros países cuando sus intereses lo requieran. Declaraciones similares fueron hechas en el pasado por Kissinger. Los dos portavoces del imperialismo renuncian descaradamente a las reglas del juego diplomático y la hipocresía occidental tradicional. Por supuesto, creemos que los demás estamos obligados a adoptar estas reglas en contra de ellos. Es la lógica del tirano, del policía mundial. Hoy mismo, proclaman sus pretensiones de la forma más brutal, porque en la práctica desde hace años las han aplicado. Es la lógica del derramamiento de sangre en Vietnam, la que derrocó a Allende, que apoyó a Pinochet y que apoyaba a Franco. Es la lógica implacable de la delincuencia abierta que no tiene pudor en fusilar a cinco patriotas vascos, pero que sin duda considera inmoral e inaceptable la ejecución de sus propios agentes. Nuestro pueblo, sabe que el imperialismo de EE.UU. es el enemigo número uno, el principal responsable, junto con los fascistas locales, de un sinnúmero de males y crímenes durante décadas. Dondequiera que dirijamos la mirada, vemos el dedo de la CIA en la sombra. Ya sea en la ejecución del heroico combatiente Beloyannis, ya sea en los tratados de Zurich y Londres o la violencia y la manipulación de las elecciones en el ’61, o el derrocamiento de Papandreu del ’65, o el golpe de Estado del ’67 y el apoyo a siete años de tiranía, o en la traición más reciente de Chipre, con 200.000 refugiados y los ríos de lágrimas, sangre y dolor, pero Kissinger expresa sus sentimientos “humanitarios”. Los crímenes y conspiraciones no tienen fin, continúan en la actualidad con la complicidad y participación del gobierno griego, a espaldas del pueblo, para la partición de Chipre y el control del petróleo y del mar Egeo, no es un impedimento para el imperialismo empujarnos a la guerra con Turquía, si esto es favorable a sus intereses. Pero ya es suficiente. Que entiendan los imperialistas estadounidenses y sus agentes locales, que los griegos no son un rebaño de ovejas, que nuestro pueblo no se traga sus mentiras, provocaciones y la burda propaganda con la que tratan de envenenarlo, que ahora se dio cuenta de que el gobierno está atado con las manos a la espalda por los americanos y que no puede hacer nada. Toneladas de proclamas y discursos anti-estadounidenses se han traducido en un gran cero en la práctica. El lema “Fuera los estadounidenses”, que fue proclamado desde el origen de la insurrección popular en noviembre de 1973, vigente a nivel nacional desde el 24 de julio y respaldado valientemente por un millón de manifestantes el 17 de noviembre, sigue sin cumplirse. Los estadounidenses y el gobierno, continúan burlándose del pueblo, implantando y trasladando los monopolios multinacionales provenientes del Líbano, que es la sede de la CIA en Oriente Medio, desde Beirut a Atenas. Grecia sigue siendo un viñedo abierto para los americanos, una ¨República Bananera¨ en el Mediterráneo oriental.
El Gobierno es una broma, la mayoría de las partidos que participan en la burla general compiten con declaraciones platónicas sin ningún éxito real. Nadie puede tocar a los representantes del imperialismo norteamericano, los agentes de la CIA siguen sin ser molestados y son protegidos por nuestros propios servicios de inteligencia, conspirando con diversos grupos en detrimento de nuestro pueblo y nuestros intereses nacionales. Es una hipocresía general, una burla y una traición al pueblo, su traición a un país que se hace llamar “democracia parlamentaria” occidentalizada. Siguiendo en esta situación de total bancarrota, del fracaso y debilidad de las instituciones y ante su ausencia de legitimidad, sólo queda un único camino: que el pueblo coja las riendas de su destino en sus propias manos. Luchar con sus propias fuerzas, utilizando todos los medios de lucha y oponerse al imperialismo que aterroriza al pueblo durante décadas, mediante la justa violencia revolucionaria y popular. Es el único lenguaje que entienden los imperialistas estadounidenses, como lo demuestra el heroico pueblo vietnamita. Por lo tanto, hemos decidido llevar a cabo una lección ejemplar contra el líder del equipo de la CIA en Grecia, Richard Welch que bajo cobertura diplomática, y con la ayuda de cinco jefes de los sectores de la CIA en Grecia, dirige una enorme red de agentes pagados a través del Gobierno, los ministerios, militares, y cuerpos de seguridad, que forma parte de las partidos y de la prensa, quinta columna del imperialismo en nuestro país. Welch, como líder, es solidariamente responsable por todos los delitos cometidos por la CIA contra nuestro pueblo. No es un simple empleado, sino un líder con responsabilidad personal en la toma de decisiones y la responsabilidad es aún mayor dada su larga experiencia en la década 50-60 en Grecia y Chipre, 60-64. El pueblo griego se ha dado cuenta ahora de que no tiene que esperar nada del gobierno, el Parlamento, el poder judicial y otras instituciones. Él sabe que no hay justicia, desde el momento que han sido absueltos 104 ministros fascistas, desde el momento en que absolvió a los torturadores en Calcis, y sabe que gran parte de los que son condenados saldrán en un año con una amnistía, tal como ocurrió con los colaboracionistas de la ocupación. El pueblo se ha dado cuenta de que ya solo le queda el camino de la lucha, y apoyarse en sus propias fuerzas. El camino de las protestas masivas y la acción dinámica, es el único que puede derrocar al régimen de dependencia y subordinación, el régimen del terror. Es el camino pavimentado con la sangre de la heroica insurrección popular de la Politécnica que trajo ¨cartas boca abajo¨ como la “liberalización” de Papadopoulos, el camino que ha llevado a la descomposición del fascismo de manto parlamentario, que destruirá los monopolios y la dependencia imperialista. Emprenderá acciones judiciales contra las bases militares y nos conducirá a una verdadera independencia, a la democracia real para los trabajadores que no estén manchados por el fascismo, hacia el Poder Popular y el Socialismo. Muerte al fascismo y el nuevo imperialismo! La lucha continúa! Atenas, en diciembre de 1975, OR17N

REFERENCIAS:
http://naxosplus.blogspot.com.es/2012/07/17.html
http://www.tovima.gr/relatedarticles/article/?aid=144452
http://exiledonline.com/tag/richard-welch/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s