Objetivo Venezuela

unnamed.png

Tras la obscena campaña de distorsión mediática sobre los acontecimientos que están desarrollándose en Venezuela, subyace una realidad bien distinta que obedece a un calculado plan de desestabilización, prácticamente calcado al que se desarrolló en Chile contra el gobierno de Unidad Popular de Allende, en Jamaica contra el gobierno de Michael Manley, o en la isla de Granada contra la revolución dirigida por Maurice Bishop. La estrategia de guerra psicológica puesta en marcha a través de periodistas mercenarios, dedicada a fabricar una imagen de caos, desesperación, violencia generalizada, desabastecimiento de productos básicos y represión gubernamental contra ¨pacíficos¨ opositores, es clave para justificar posteriores movimientos, por eso la función cómplice que cumplen esos medios de manipulación masiva es particularmente despreciable.

Durante el gobierno de Allende en Chile se utilizó el mismo modus operandi, la patronal empezó organizando huelgas prolongadas como la de los camioneros con el fin de obstruir el transporte de alimentos, se generalizó el ocultamiento de mercancías y productos básicos en almacenes  para generar desabastecimiento, especulación de precios y mercado negro, boicoteando al gobierno y sembrando un estado de malestar en el pueblo paralizando la economía. Esto se acompañó por una campaña de propaganda capitaneada por los medios de comunicación privados, periódicos y radios, varios de ellos creados expresamente por la CIA norteamericana, y el resto financiados, utilizando sobornos a periodistas e infiltrando agentes para que extendieran rumores, mentiras y discursos alarmistas que provocaran el miedo y la confusión en la población, erosionando el apoyo al gobierno.

EEUU inició un bloqueo económico contra el país, cancelando préstamos y envíos de repuestos a fábricas, el presidente Nixon dijo: ¨hay que hacer gritar a la economía chilena, no se permitirá que ni una tuerca o tornillo llegue a Chile mientras Allende sea presidente¨. Estas prácticas fueron complementadas con la organización masiva de actos de sabotaje y de terrorismo. René Schneider, comandante en jefe del ejército chileno, fue tiroteado en una emboscada, para culpar a la izquierda crearon una falsa organización llamada Brigada Obrero Campesina, formada por terroristas de extrema derecha reclutados por la CIA. La intención era provocar la intervención del ejército para evitar la consolidación del nuevo gobierno democrático. Posteriormente fue asesinado por un francotirador el capitán y asistente de campo de Allende, Arturo Araya. Se destruyeron centenares de camiones, coches, ambulancias, autobuses, se volaron torres eléctricas, vías férreas, se incendiaron empresas públicas, locales de organizaciones de izquierda y del partido del gobierno, casas particulares de miembros de organizaciones populares y canales de tv, se generalizaron los cortes de electricidad y agua mediante sabotajes, la destrucción de puentes y túneles, obstrucción de carreteras etc.

En el último balance sobre acciones terroristas antes del fatídico golpe de Estado, el gobierno denunció la realización de 1.500 atentados, una media de 24 al día, dos decenas de muertos y un centenar de heridos, todo ello sólo entre el 23 de Julio y el 5 de Septiembre del año 1973. Pero todo este plan ya había sido diseñado antes de que Allende llegara al poder. La infiltración de agentes de inteligencia en los partidos, organizaciones populares y las fuerzas de seguridad, fue previa, recabando información, robando documentos, haciendo listados de objetivos, ¨comprando¨a dirigentes, y fomentando la división y desconfianza entre facciones de las distintas organizaciones populares, a través de la propagación de rumores. Aparte de la financiación de periódicos y radios dedicados a la propaganda anticomunista, la CIA creó también fundaciones como el American Institute for Free Labor Development, encargadas de influenciar y formar nuevos dirigentes en la ideología neo liberal y dóciles a sus intereses.

En Jamaica durante las elecciones generales de 1980, se produjeron más de 800 asesinatos, buena parte de ellos cometidos por paramilitares entrenados y financiados por la CIA, reclutados entre las bandas locales de traficantes como la famosa ¨Shower Posse¨, que llevarían finalmente al gobierno anti imperialista de Manley a la derrota, poniendo fin al proyecto de recuperación nacional de las minas de bauxita, controladas por multinacionales del aluminio norteamericanas y canadienses.

En Granada, la guerra psicológica se centraría en intentar destruir el sector turístico de la isla, mediante la difusión de rumores alarmistas sobre el ¨caos¨, la ¨violencia¨ y la ¨inseguridad¨ que se vivía en el país, el gobierno de Estados Unidos presionaría a las agencias de viajes para que cancelaran sus ofertas a la isla, esto se acompañaría de atentados terroristas contra las fuerzas de seguridad, incendios provocados y el intento de liquidar a la plana mayor del gobierno revolucionario mediante una bomba de relojería durante un mitin, que provocó las muerte de 3 civiles, entre ellos una niña, y varias decenas de mutilados. A todo lo anterior se sumaría el sabotaje eléctrico por parte de compañías británicas, provocando constantes apagones, la infiltración de agentes por medio de fundaciones privadas, ¨Institutos culturales¨ y ONGs, y el intento de sembrar la división entre la dirigencia mediante la diseminación de falsos rumores que provocaran el enfrentamiento interno entre facciones, cosa que acabarían logrando, hasta allanar el camino para justificar una intervención extranjera, con la excusa de proteger a ciudadanos norteamericanos que se encontraban en la isla, intervención que finalmente tuvo lugar con la invasión de 7.000 soldados norteamericanos.

Ahora veamos el paralelismo que se está produciendo en Venezuela. Durante la última oleada de manifestaciones de 2014 organizadas por la oposición, más conocidas como¨guarimbas¨, se produjeron casi medio centenar de muertos, el primero de ellos fue Juancho Montoya, conocido líder de colectivos de izquierda revolucionaria, que fue alcanzado por un disparo certero de francotirador, del resto de ese medio centenar de fallecidos, casi la mitad eran simpatizantes del gobierno y policías que fueron tiroteados por francotiradores, muchas de las muertes se produjeron por emboscadas, tras el corte de calles con barricadas para atraer a la policía, individuos armados les esperaban ocultos en los edificios circundantes, estas emboscadas también han sido dirigidas contra vecinos desarmados de los barrios, que intentaban limpiar las barricadas de las calles. Durante estas protestas se ha generalizado la colocación de alambres de púas en las calles para degollar motoristas, ataques e incendios con molotov de empresas estatales y comunales, incendios de universidades públicas, autobuses y centros médicos públicos, cortes de cables de suministro de luz, incendios de vehículos de distribución de alimentos estatales, ataques a sedes el PSUV y de colectivos afines al gobierno, incendios de cooperativas, ataques armados a comisarías, asaltos para el robo de armas, etc…

Pero esto no es algo nuevo, desde el fallido golpe de Estado contra Chávez en 2002, frenado por la lucha popular en las calles, varios centenares de dirigentes populares y sindicalistas han sido asesinados por sicarios, y se han provocado multitud de sabotajes y atentados, como el asesinato del fiscal Danilo Anderson, que investigaba los crímenes y asesinatos cometidos durante el golpe de Estado, muerto en 2004 por la detonación de un explosivo plástico C-4, alojado debajo del asiento de su vehículo y activado con un teléfono celular, la explosión en 2012 de la refinería de Amuay, la mayor del país, perteneciente a la empresa estatal Petróleos de Venezuela, que provocó 55 muertos, o el frustrado intento de asesinato en 2013 contra Eduardo Samán, director de Indepabis, instituto encargado de la lucha contra la especulación, que ha llevado a cabo numerosas operaciones de inspección y cierre de empresas por delitos de sobreprecios y ocultación de productos. En esta ocasión, 3 sicarios disfrazados de policías le tendieron una emboscada que fue repelida por la escolta, abatiendo a los asaltantes tras un tiroteo. Durante 2014 fueron asesinados el diputado del PSUV Robert Serra, apuñalado junto a su novia en su domicilio, Eliezer Otaiza, concejal del PSUV y ex director de los servicios de Inteligencia, que fue secuestrado, asesinado a tiros y arrojado después en un basurero, y dos escoltas del presidente Maduro, uno en su propia casa y otro tiroteado desde un coche en marcha.

En 2015, entre otros, fueron asesinados el  sindicalista Julián Javier García, del Sindicato Bolivariano Socialista de Trabajadores de la Construcción de Falcón, el presidente del Sindicato Revolucionario de la Construcción de UNETE (Unión Nacional de Trabajadores), Ramón Jiménez, que había sustituido al anterior presidente del sindicato, asesinado también 4 años atrás. Además durante todo ese año, fueron asesinados decenas de escoltas de miembros del gobierno: entre ellos, dos escoltas del diputado Freddy Bernal, un escolta de la alcaldesa de Higuerote, Liliana Hernández, un escolta del gobernador Franciso Rangel, y otro del secretario de su gobernación, el escolta del comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Néstor Reverol, un escolta de la ministra Carmen Melendez, un escolta del alcalde de Guarenas, Rodolfo Sanz, y el escolta de la diputada Blanca Eekhout.

En lo que llevamos de 2016 fueron asesinados otros dos escoltas del diputado Freddy Bernal, un escolta del gobierno del Distrito Capital, el periodista Ricardo Durán, que investigaba las implicaciones en los sabotajes del sistema eléctrico, y que fue uno de los pocos periodistas que se mantuvo firme durante el golpe de Estado de 2002, denunciando desde la calle lo que estaba pasando, ante el bloqueo, manipulación y apagón informativo de la mayoría de los medios privados, el asesinato del alcalde socialista Marco Tulio Carrillo, asesinato del diputado César Vera, asesinato de Fritz Saint Louis, Coordinador Internacional del Movimiento Unido Socialista Haitiano por el ALBA, y Secretario General de la Casa Cultural Haitiana Bolivariana de Venezuela, asesinato del escolta del vicecanciller Reinaldo Bolívar, y la ejecución del ex comandante de la Milicia Nacional Bolivariana, Félix Velásquez, en cuya muerte se ha denunciado la implicación de policías corruptos controlados por la oposición derechista que gobierna en Chacao, estrechamente ligados con la embajada de Estados Unidos, que les facilitaba cursos de adiestramiento, y que se encuentran actualmente detenidos.

Al igual que hicieran en Chile, esto ha sido acompañado de la guerra económica del sector privado, que sigue ocultando sistemáticamente productos básicos, especulando con los precios y generando un desabastecimiento programado para excitar el descontento popular, que esta siendo paliado por las empresas estatales y comunales y por la acción de las fuerzas de seguridad, que no paran de desmantelar almacenes con mercancías acaparadas, con casos significativos como el de la empresa de distribución Herrera C.A, a la que se le incautaron mas de mil toneladas de alimentos y productos de higiene personal ocultos en almacenes, y cuyos directivos han sido encarcelados.

Como vemos, el escenario venezolano es un calco del chileno, la burguesía nunca ha aceptado ni aceptará por las buenas ningún proceso democrático que le haga perder su estatus.

En su momento, Allende fue advertido en multitud de ocasiones sobre lo que iba a suceder si no tomaba medidas contundentes para frenar el terrorismo de la derecha, como ejemplo de estas advertencias está la ¨carta de los cordones industriales¨(1) en la que, ante la inminencia del golpe de Estado, se le solicitaba fortalecer y apoyarse en el poder popular y  permitir la creación de milicias populares de autodefensa, en vez de intentar conciliarse con los sectores golpistas, aceptando medidas que debilitaban el proceso revolucionario, como la paralización de las nacionalizaciones y la devolución a propietarios golpistas de fábricas que habían sido tomadas y autogestionadas por los trabajadores, desgraciadamente esos reclamos no fueron escuchados y las muestras de debilidad y negligencia de Allende fueron interpretadas por la derecha como una señal de luz verde para rematar su plan, el final ya es por todos conocido…

 

LOS AÑOS DE PLOMO EN GRECIA.

300px-revolutionary_organization_17_november1.jpg

La carnicería perpetrada por el ejército griego el 17 de noviembre de 1973, durante la cual varios estudiantes murieron aplastados literalmente por los tanques, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia y significó prácticamente el fin de la dictadura de los Coroneles. La nueva ¨democracia¨ solo sería una operación de maquillaje, conservando prácticamente intactas todas las estructuras del poder económico, militar y judicial anterior. Ni que decir tiene, que la mayoría de los responsables de los muchos asesinatos, torturas y palizas practicados durante la dictadura, no fueron condenados, disfrutando en cambio de la más absoluta impunidad, al igual que la presencia militar norteamericana seguía permaneciendo en suelo griego, escupiendo sobre su soberanía nacional a pesar de su descarado apoyo a la dictadura, y cuando era vox pópuli que habían estado detrás del adiestramiento de los militares fascistas, como una pieza más dentro de su siniestro puzle de la Guerra Fría. Al igual que sucediera durante la transición española, ¨todo quedaba atado y bien atado¨…

1967-4-21_greece012.jpg

Con estos precedentes como telón de fondo, nace la Organización Revolucionaria 17 de Noviembre, grupo armado marxista que tendrá entre sus objetivos prioritarios la lucha contra el imperialismo norteamericano y la burguesía griega. La organización usará las tácticas de guerra de guerrilla urbana, adoptando las enseñanzas del brasileño Carlos Marighella y los Tupamaros uruguayos a los suburbios de Grecia. Militares norteamericanos y de la Otan, banqueros, grandes empresarios y elementos de los cuerpos represivos estarán en su punto de mira. En la noche de navidad de 1975, un comando formado por hombres encapuchados, ejecuta a balazos a Richard Welch en la puerta de su casa, es su bautismo de fuego. Welch, no era precisamente un angelito, como agente secreto jefe de la estación de la CIA en Grecia tuvo una amplia y ominosa carrera, con intervenciones en Chipre, Guatemala, Guyana y Perú, siendo responsable de numerosas operaciones de desestabilización y soporte de dictadores. Su ejecución, obligó a la Agencia de Inteligencia a tomar medidas y criterios preventivos mucho más severos en la protección de la identidad de sus futuros agentes. George H. W. Bush acusó entonces al ex agente Philip Agee de haber revelado la identidad de Welch y de tener responsabilidad en su muerte. Philip Agee, era un ex-agente de la CIA que había abandonado la organización asqueado y arrepentido, haciéndose famoso cuando empezó a destapar y publicar información con claridad meridiana sobre las abyectas prácticas de la Agencia: ¨Hubo un momento en los setenta cuando los peores horrores imaginables se produjeron en Hispanoamérica -Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Guatemala, El Salvador-, había dictaduras militares con escuadrones de la muerte, todos con el apoyo en la sombra de la CIA y el Gobierno estadounidense¨,…¨Esto fue lo que me motivó para dar todos los nombres y para trabajar con periodistas interesados en conocer que era lo que hacía la CIA en sus países¨ Philip Agee.

philip-agee-la-cia-por-dentro-diario-de-un-espia_mla-o-3293481058_102012.jpg

Agee tuvo que huir a diversos países estableciéndose finalmente en Cuba e identificándose con su revolución. Estos hechos le llevarían a recibir amenazas de muerte y a ser objeto de una persecución implacable por parte de la CIA, que llegaría a instalarle un dispositivo electrónico oculto en la tapa de su máquina de escribir…Agee rechazó haber dado información alguna sobre el caso concreto de Welch, confirmando que la identidad del Agente había sido revelada con anterioridad por diversas revistas como CounterSpy y un libro publicado en la RDA, asegurando además, que la organización 17 de Noviembre ya había estado vigilando los pasos del predecesor de Welch durante meses atrás, y que la propia CIA había advertido a Welch, aconsejándole que cambiara de domicilio porque tenían serias sospechas de que ya no era seguro.

Año 1976, como en la atracción de feria de la ¨casa de los espejos¨, las ilusiones ópticas del sistema intentan proyectar la apariencia de la llegada de la democracia y la normalidad, pero sus espejos estallan en pedazos ante la cruda realidad, el 1 de mayo Alexandros Panogoulis, el histórico símbolo de la resistencia contra la dictadura, que fuera detenido y torturado tras el intento de tiranicidio de Georgios Papadopoulos, muere aparentemente en un accidente de tráfico en el que su coche es colisionado por otro en las calles de Atenas. Se daba la casualidad de que pocos días antes había revelado que tenía en su posesión archivos de la policía militar de la Junta (el archivo del E.S.A.), los archivos en cuestión que nunca salieron a la luz ofrecían evidencias de la incriminación de algunos políticos en los crímenes de la dictadura, a pesar de la versión oficial, todo el mundo tuvo claro que su ¨accidente¨ no había respondido a una fatal casualidad…los servicios secretos griegos en colaboración con la CIA se habían quitado de en medio a Panagoulis para silenciarlo.

La organización 17 N reanuda sus operaciones, su siguiente víctima mortal será Evangelios Mallios, policía acusado de torturar a decenas de prisioneros que jamás había sido condenado ni castigado por sus actos. En 1981 suspenden la actividad armada poco antes de la elección de Andreas Papandreu del PASOK, el cual se compromete a cerrar las bases militares norteamericanas de Grecia y retirarse de la OTAN. Al poco tiempo se consumaría una vez más el engaño de los socialdemócratas al incumplir sus promesas electorales, renovando el acuerdo sobre las bases, por lo que en 1983 el 17 N ejecuta al comandante de la Armada de EEUU George Tsantes. En 1985 sería el turno del editor de periódicos conservadores Nikos Momferatos, denunciado en un documento del 17 N como ¨escoria fascista y agente de la CIA¨, que durante la dictadura había recibido financiación de la Agencia para su periódico, y posteriormente se dedicaría a intoxicar al servicio de EEUU, adjudicando a la Resistencia la autoría de una serie de atentados indiscriminados con bomba que se produjeron en varios lugares públicos, y que en realidad fueron colocadas por la CIA, dentro de un plan de desestabilización con el que trataron de manipular y confundir a la opinión pública y criminalizar a la izquierda consecuente, según el 17 N, Momferatos y varios medios de comunicación estaban perfectamente coordinados con los americanos desde hacía mucho para difundir falacias y calumnias constantes, que allanaran el camino como pretexto para la represión posterior.

Con el paso de los años, el terrorismo de Estado sigue latente, provocando varios muertos durante huelgas y manifestaciones salvajemente reprimidas. La actividad del 17 N seguirá atacando a los pilares imperialistas, multinacionales, bancos, comisarias, embajadas y centros militares. En 1988 William Nordeen, capitán de la Marina de los EEUU vuela por los aires tras la explosión de un coche bomba por control remoto, ese mismo año muere Alexander Athanasiadis-Bodosakis, empresario industrial. En 1991 es ejecutado el sargento de las Fuerzas Aéreas de EEUU, Ronald O. Stewart, en castigo por la guerra de Irak y la masacre de miles de civiles que representaba. Meses después ejecutan a Yiannis Varis, oficial de policía, durante un ataque con misiles y granadas de mano contra un autobús de la brigada antidisturbios.

Según sus proclamas, el 17 N estaba decidido a obstaculizar seriamente los planes geoestratégicos de EEUU en Grecia, es decir, convertir a Grecia en un país atado de pies y manos a la dependencia económica del imperialismo y a la explotación de los monopolios extranjeros y locales. Publicarán una serie de comunicados y documentos de análisis sobre cuestiones económicas, históricas y políticas de la realidad griega y el contexto internacional, en dichos documentos justificarán su actividad armada como respuesta al imperialismo norteamericano y sus cómplices autóctonos, con la determinación de expulsarlos del territorio griego y poner fin a su impunidad, que según ellos, había convertido a Grecia en una república bananera, corrupta, humillada y sumisa a la hegemonía de EEUU, a semejanza de una colonia.

Harán especial hincapié en el fracaso que a su juicio supone el concepto de transición pacífica hacia el socialismo, criticarán la actitud cobarde del KKE (Partido Comunista de Grecia) que a pesar de autodenominarse como marxista-leninista aceptará el juego parlamentario, integrándose en el sistema y condenando cualquier tipo de acción fuera de la ¨legalidad¨, el KKE, en una larga lista de despropósitos oportunistas, se dedicará a calificar de ¨provocadores¨ a los estudiantes que protagonizaron la ocupación de la Universidad Politécnica, a los miles de manifestantes que intentaron asaltar y quemar la embajada de EEUU en Atenas en 1975 y posteriormente a la Organización 17-N, al mismo tiempo que sus dirigentes autoproclamados ¨vanguardia¨, no opusieron resistencia alguna al golpe de Estado de 1967. Para el 17 N, el hecho mismo de la resistencia era lo importante, más allá de las posibles derrotas, ese acto de resistencia de gente normal y sencilla era un instrumento de concienciación, de sacudirse los complejos de inferioridad del pueblo y de debilitamiento moral y desgaste psicológico de las fuerzas del imperialismo, que ya no podrían pasearse por las calles como seres omnipotentes sin ser molestados, para el 17 N, la lucha armada formaba parte de la lucha de clases junto al resto de métodos legales e ilegales dentro de un proceso revolucionario multifacético y a largo plazo.

Las acciones quirúrgicas continuarán con las ejecuciones del ex-director del Banco Nacional de Grecia, Michael Vranopoulos o la de Stephen Saunders, agregado militar de la embajada británica en Atenas, tiroteado por unos motoristas en rechazo a los bombardeos de la OTAN contra población civil en Yugoslavia, reivindicado en un extenso comunicado remitido a la prensa como acto de solidaridad internacionalista.

Traducción del comunicado del 17 N sobre la ejecución de Welch.

En un discurso reciente, Ford dijo cínicamente, que los estadounidenses no dudarán en intervenir abiertamente en los asuntos internos de otros países cuando sus intereses lo requieran. Declaraciones similares fueron hechas en el pasado por Kissinger. Los dos portavoces del imperialismo renuncian descaradamente a las reglas del juego diplomático y la hipocresía occidental tradicional. Por supuesto, creemos que los demás estamos obligados a adoptar estas reglas en contra de ellos. Es la lógica del tirano, del policía mundial. Hoy mismo, proclaman sus pretensiones de la forma más brutal, porque en la práctica desde hace años las han aplicado. Es la lógica del derramamiento de sangre en Vietnam, la que derrocó a Allende, que apoyó a Pinochet y que apoyaba a Franco. Es la lógica implacable de la delincuencia abierta que no tiene pudor en fusilar a cinco patriotas vascos, pero que sin duda considera inmoral e inaceptable la ejecución de sus propios agentes. Nuestro pueblo, sabe que el imperialismo de EE.UU. es el enemigo número uno, el principal responsable, junto con los fascistas locales, de un sinnúmero de males y crímenes durante décadas. Dondequiera que dirijamos la mirada, vemos el dedo de la CIA en la sombra. Ya sea en la ejecución del heroico combatiente Beloyannis, ya sea en los tratados de Zurich y Londres o la violencia y la manipulación de las elecciones en el ’61, o el derrocamiento de Papandreu del ’65, o el golpe de Estado del ’67 y el apoyo a siete años de tiranía, o en la traición más reciente de Chipre, con 200.000 refugiados y los ríos de lágrimas, sangre y dolor, pero Kissinger expresa sus sentimientos “humanitarios”. Los crímenes y conspiraciones no tienen fin, continúan en la actualidad con la complicidad y participación del gobierno griego, a espaldas del pueblo, para la partición de Chipre y el control del petróleo y del mar Egeo, no es un impedimento para el imperialismo empujarnos a la guerra con Turquía, si esto es favorable a sus intereses. Pero ya es suficiente. Que entiendan los imperialistas estadounidenses y sus agentes locales, que los griegos no son un rebaño de ovejas, que nuestro pueblo no se traga sus mentiras, provocaciones y la burda propaganda con la que tratan de envenenarlo, que ahora se dio cuenta de que el gobierno está atado con las manos a la espalda por los americanos y que no puede hacer nada. Toneladas de proclamas y discursos anti-estadounidenses se han traducido en un gran cero en la práctica. El lema “Fuera los estadounidenses”, que fue proclamado desde el origen de la insurrección popular en noviembre de 1973, vigente a nivel nacional desde el 24 de julio y respaldado valientemente por un millón de manifestantes el 17 de noviembre, sigue sin cumplirse. Los estadounidenses y el gobierno, continúan burlándose del pueblo, implantando y trasladando los monopolios multinacionales provenientes del Líbano, que es la sede de la CIA en Oriente Medio, desde Beirut a Atenas. Grecia sigue siendo un viñedo abierto para los americanos, una ¨República Bananera¨ en el Mediterráneo oriental.
El Gobierno es una broma, la mayoría de las partidos que participan en la burla general compiten con declaraciones platónicas sin ningún éxito real. Nadie puede tocar a los representantes del imperialismo norteamericano, los agentes de la CIA siguen sin ser molestados y son protegidos por nuestros propios servicios de inteligencia, conspirando con diversos grupos en detrimento de nuestro pueblo y nuestros intereses nacionales. Es una hipocresía general, una burla y una traición al pueblo, su traición a un país que se hace llamar “democracia parlamentaria” occidentalizada. Siguiendo en esta situación de total bancarrota, del fracaso y debilidad de las instituciones y ante su ausencia de legitimidad, sólo queda un único camino: que el pueblo coja las riendas de su destino en sus propias manos. Luchar con sus propias fuerzas, utilizando todos los medios de lucha y oponerse al imperialismo que aterroriza al pueblo durante décadas, mediante la justa violencia revolucionaria y popular. Es el único lenguaje que entienden los imperialistas estadounidenses, como lo demuestra el heroico pueblo vietnamita. Por lo tanto, hemos decidido llevar a cabo una lección ejemplar contra el líder del equipo de la CIA en Grecia, Richard Welch que bajo cobertura diplomática, y con la ayuda de cinco jefes de los sectores de la CIA en Grecia, dirige una enorme red de agentes pagados a través del Gobierno, los ministerios, militares, y cuerpos de seguridad, que forma parte de las partidos y de la prensa, quinta columna del imperialismo en nuestro país. Welch, como líder, es solidariamente responsable por todos los delitos cometidos por la CIA contra nuestro pueblo. No es un simple empleado, sino un líder con responsabilidad personal en la toma de decisiones y la responsabilidad es aún mayor dada su larga experiencia en la década 50-60 en Grecia y Chipre, 60-64. El pueblo griego se ha dado cuenta ahora de que no tiene que esperar nada del gobierno, el Parlamento, el poder judicial y otras instituciones. Él sabe que no hay justicia, desde el momento que han sido absueltos 104 ministros fascistas, desde el momento en que absolvió a los torturadores en Calcis, y sabe que gran parte de los que son condenados saldrán en un año con una amnistía, tal como ocurrió con los colaboracionistas de la ocupación. El pueblo se ha dado cuenta de que ya solo le queda el camino de la lucha, y apoyarse en sus propias fuerzas. El camino de las protestas masivas y la acción dinámica, es el único que puede derrocar al régimen de dependencia y subordinación, el régimen del terror. Es el camino pavimentado con la sangre de la heroica insurrección popular de la Politécnica que trajo ¨cartas boca abajo¨ como la “liberalización” de Papadopoulos, el camino que ha llevado a la descomposición del fascismo de manto parlamentario, que destruirá los monopolios y la dependencia imperialista. Emprenderá acciones judiciales contra las bases militares y nos conducirá a una verdadera independencia, a la democracia real para los trabajadores que no estén manchados por el fascismo, hacia el Poder Popular y el Socialismo. Muerte al fascismo y el nuevo imperialismo! La lucha continúa! Atenas, en diciembre de 1975, OR17N

REFERENCIAS:
http://naxosplus.blogspot.com.es/2012/07/17.html
http://www.tovima.gr/relatedarticles/article/?aid=144452
http://exiledonline.com/tag/richard-welch/

Siraj Sikder

IMG_20160213_0001-228x331.jpg

El arte y la literatura se incluyen en la ideología. Influyen en el pensamiento humano y lo controlan en la práctica. Son necesarios para crear opinión pública tanto para la revolución como para la contrarrevolución. El arte y la literatura reaccionarios crean opinión pública para hacer la contrarrevolución y sostener el poder contrarrevolucionario. La literatura y cultura de contenido reaccionario con una forma artística de nivel elevado son las más peligrosas.

En Bengala Oriental no se ha desarrollado un arte-cultura democrático nacional con una elevada forma artística desde un punto de vista proletario (un arte y cultura en contra del expansionismo, el socialimperialismo, el imperialismo, el capitalismo burocrático y el feudalismo).

Nuestro esfuerzo será exitoso sólo cuando nuestras canciones y poemas sean cantados por nuestros guerrilleros y nuestro pueblo, nuestro arte-literatura sea discutido en sus reuniones y les inspire sacrificio, preparando ideológicamente al pueblo para aplastar el viejo mundo y establecer el poder político revolucionario y apoyarlo, inspirándoles en el trabajo revolucionario. Sólo entonces será exitoso nuestro espíritu de servir al pueblo en el arte y literatura.

 

Felix Dzerzhinsky

0_42ab4_e3b69243_L.jpg

…Actualmente, muchas personas adoran al ¨becerro de oro¨ que ha convertido sus almas humanas en almas de bestias…pero incluso aquí en la cárcel veo como arde la llama eterna, la llama está en mi corazón y en los corazones de los camaradas que sufren torturas, es el deseo indomable de libertad y de una vida plena. Mi camino sigue siendo el mismo, sigo odiando al mal como lo odiaba antes, luchando contra la injusticia, el crimen, la depravación, el alcoholismo, las guerras fratricidas, la opresión, el lujo excesivo, los burdeles donde la gente vende el cuerpo, el alma, o ambas cosas a la vez…luchando para purificar toda la suciedad de la vida moderna…

…Hoy como hace años, he oído y he sentido una llamada, esa llamada exige guerra, voluntad sin fisuras y trabajo incansable, y hoy a parte de esa idea, a parte de luchar denodadamente por la justicia, nada tiene ningún peso en la balanza de mis acciones…

…Es cierto que son pocos los que envidian la suerte de nuestro exilio, pero somos conscientes del futuro brillante de nuestra causa, nos damos cuenta de su poder, y de que la vida nos ha elegido para ser los combatientes por un futuro mejor, debemos fortalecernos física, mental y moralmente, esta causa está por encima de pequeñeces cotidianas, es una causa inmortal…

…¿Dónde se encuentra la manera de salir de este infierno de hoy en día, en el que la ley del lobo de la explotación, la opresión y la violencia domina? La salida está en la idea del socialismo, de la solidaridad, pero es necesario que sus defensores lleven la bandera en alto para que la gente pueda verla y seguirla, el socialismo debe dejar de ser sólo la previsión científica del futuro, debe convertirse en la antorcha que encienda la fe y la fuerza inquebrantable en los corazones…

п 02-2.JPG

Mentes criminales

il_570xN.724375724_8jgt.jpg

“Los ataques a objetivos civiles (per se) posiblemente no sólo creen una contraproducente ola de repulsión tanto dentro de nuestro país como en el extranjero, sino que además aumentarán considerable el peligro de ampliar la guerra a China y la Unión Soviética. Sin embargo, la destrucción de esclusas y diques -si se lleva a cabo adecuadamente- puede ser prometedora. Se debe estudiar. Este tipo de destrucción no mata o ahoga a las personas. Al anegar el arroz, al cabo del tiempo se produce una vasta hambruna (más de un millón de personas) a menos que se suministren alimentos – que nosotros podemos ofrecer `en la mesa de negociaciones´”.

– John McNaughton, Secretario adjunto de Defensa para Asuntos de Seguridad Internacional, del gobierno de EEUU durante la guerra de Vietnam.

Acero de Madrid(extracto)/José Herrera Petere

cartel-bombardeos-guerra-civil

…Los fascistas son traidores a la Patria, los fascistas españoles compran su triunfo al extranjero, el precio es la Patria. Los fascistas se habían adelantado, los fascistas recurrían a todo, los fascistas no tenían escrúpulos.

¡Era el fascismo internacional nueva fuerza violenta, frívola y criminal! Para capitalistas despechados estaba hecha y para cerebros lanudos. Para mujeres con lunares y para intelectuales alquilados. Para principios convencionales y para hipocresía secular.

¿Que os habéis creído? Éste es el fascismo, ¿Que os habéis figurado, españoles? ¡Buena os ha caído encima! Os habéis atrevido a irritar a Italia y Alemania. Os habéis atrevido a opinar sin su permiso. Os habéis atrevido a desafiar al mundo de los banqueros, de los negocios sucios, de los <<estraperlos>> internacionales…

…La artillería dispara continuamente sobre Madrid; los tanques intentan cruzar el Manzanares; los aviones aplastan barrios enteros; con sus mujeres, sus niños, sus viejos. Casas de siete pisos son partidas en dos; tiernos comedores y alcobas madrileñas quedan al aire, en carne viva; monstruosas bombas de cuatrocientos y quinientos quilos revientan en el empedrado de las calles, y hacen volar adoquines y miembros humanos: cabezas de mujer, piernas y brazos de niños. Madrid, la ciudad valiente, la ciudad serena y ejemplar, con las tripas fuera, resiste y resiste. Sus calles céntricas están cuajadas de agujeros, como ojos vacíos al fondo de los canales se ve la pupila, negra y húmeda, del túnel del metro, abierta al sol. Sus barrios extremos están desmantelados, ruinosos, humeantes.

¡Pero Madrid resiste, resiste, resiste! Pero Madrid resiste, resiste, y pasará. ¡PASAREMOS!…

 

Sobre la cooperación (1923)/Lenin

lenin

Me parece que no prestamos atención suficiente a la cooperativización. Es poco probable que todos comprendan que ahora, a partir de la Revolución de Octubre y a pesar de la NEP (por el contrario, en este sentido habría que decir: precisamente gracias a ella), el cooperativismo adquiere en nuestro país una importancia en verdad extraordinaria.

En los sueños de los viejos cooperativistas hay muchas fantasías; tantas que a menudo resultan cómicos. ¿En qué consiste esa fantasía? En que la gente no comprende la importancia fundamental, esencial, de la lucha política de la clase obrera por terminar con el dominio de los explotadores. Nosotros los hemos derrocado, y mucho de lo que parecía fantástico, incluso romántico y hasta trivial en los sueños de los viejos cooperativistas, se convierte en la realidad más evidente. En efecto, dado que la clase obrera es dueña del poder estatal, y que a ésta le pertenecen todos los medios de producción, sólo nos resta organizar a la población en cooperativas. La más elevada organización de los trabajadores en cooperativas permite que el socialismo que antes despertaba justificadas burlas, sonrisas y actitudes desdeñosas por parte de quienes estaban convencidos, y con razón, de la necesidad de la lucha de clases por el poder político, etc., logre por sí mismo su objetivo. Ahora bien, no todo los camaradas advierten la enorme importancia que adquiere ahora para nosotros el cooperativismo en Rusia. Con la NEP hicimos una concesión al campesino en su calidad de comerciante, una concepción al principio del comercio privado; precisamente de ello emana (al contrario de lo que algunos creen) la importancia fundamental de la cooperación. Lo que necesitamos, en síntesis es organizar en cooperativas a la población rusa, de modo lo suficientemente amplio y profundo durante el período de la NEP, pues ahora hemos encontrado el grado de conjugación de los intereses privados, de los intereses comerciales privados, con los intereses generales; los métodos de comprobación y control de los intereses privados por el Estado, el grado de su subordinación a los intereses generales, lo que antes constituyó un escollo para muchos socialistas. En efecto todos los grandes medios de producción en poder el Estado, y este poder en manos del proletariado, la alianza de éste con millones y millones de pequeños y muy pequeños campesinos, la garantía de que la dirección de estos últimos la ejerce el proletariado, etc.., ¿no representa acaso todo lo necesario para edificar la sociedad socialista completa partiendo del cooperativismo, sólo por medio de él, de ese cooperativismo al que antes tratábamos de mercantilista y que ahora bajo la NEP, merece también en cierto modo el mismo trato? Eso no es todavía la edificación de la sociedad socialista, pero sí todo lo imprescindible y suficiente para construirla.

Pues bien, esta circunstancia es desestimada por muchos de nuestros militantes dedicados al trabajo práctico. Entre nosotros se siente menosprecio por el cooperativismo, no se comprende su excepcional importancia, en primer lugar desde el punto de vista de los principios (la propiedad del Estado sobre los medios de producción), y en segundo lugar en lo que se refiere al paso a un nuevo orden de cosas, por el camino más sencillo, fácil y accesible para el campesino. Y en esto, una vez más, reside lo esencial. Una cosa es fantasear acerca de los diferentes tipos de asociaciones obreras necesarias para la construcción del socialismo, y otra aprender en la práctica a construirlo, de modo tal que cada pequeño campesino colabore en esta tarea. En esta etapa estamos, y es indudable que después de haber alcanzado la aprovechamos muy poco. Al pasar a la NEP nos excedimos, pero no porque dimos demasiada preeminencia al principio de la industria y el comercio libres, sino porque olvidamos la importancia del cooperativismo, no lo valoramos como corresponde, dejamos de pensar en su enorme significación en cuanto a los dos aspectos arriba indicados. Me propongo ahora conversar con el lector sobre lo que puede y debe hacerse en la práctica y en este momento, partiendo del principio del cooperativismo. ¿Con qué recursos es posible y necesario, desarrollar hoy el principio del “cooperativismo”, de modo tal que todos comprendan la importancia que tiene para el socialismo? Es necesario organizar el cooperativismo en el aspecto político, de suerte que no solo represente en todos los casos ciertas ventajas, sino que éstas sean de índole puramente material (del tipo de interés bancario, etc.). Se debe conceder a las cooperativas recursos del Estado, superiores aunque sea en pequeña medida a los que se otorgan a las empresas privadas, elevándolos incluso hasta el nivel de los que se destinan a la industria pesada, etc.

Todo régimen social necesita, para surgir, del apoyo financiero de una clase determinada. Huelga recordar los centenares de millones de rublos que contó el nacimiento del capitalismo “libre”. Ahora debemos comprender, para obrar en consecuencia, que el régimen social al que hoy debemos prestar un apoyo extraordinario es al régimen cooperativo. Pero hay que apoyarlo en el verdadero sentido de la palabra, es decir, que no basta con una ayuda similar a la que se presta a cualquier intercambio de tipo cooperativo, sino que se trata de fortalecer un intercambio basado en el cooperativismo, en el cual deben participar en forma efectiva las auténticas masas de la población. Entregar una prima al campesino que participa en el intercambio cooperativo es sin duda acertado, pero al mismo tiempo es preciso comprobar hasta qué grado esa participación es consciente, qué valor tiene: esta es la clave del problema. Cuando un cooperativista llega a una aldea y organiza allí un almacén cooperativo, la población, a decir verdad, no participa; pero al mismo tiempo, y guiada por su propio interés, se apresurará a intentarlo.

Este problema tiene también otro aspecto. Nos queda muy poco por hacer, desde el punto de vista de un europeo “civilizado” (ante todo que sepa leer y escribir), para que la población entera participe, no de manera pasiva, sino activa en las operaciones de las cooperativas. A decir verdad nos resta “sólo” una cosa: lograr que la población sea tan “civilizada” como para comprender las ventajas que representa la participación de todos en las cooperativas, y para que se organice para ello. “Sólo” eso. Ninguna otra clase de sabiduría necesitamos ahora para al socialismo. Mas, para realizar eso “sólo” es preciso una verdadera revolución, una etapa completa de desarrollo cultural de la masa del pueblo. Por lo mismo nuestra norma debe ser: limitar al mínimo posible las elucubraciones y los artificios. En este sentido la NEP es ya un progreso, pues se adapta al nivel del campesino más corriente y no reexige nada superior. Pero para lograr que, a través de la NEP, el conjunto de la población tome parte en las cooperativas, es necesaria toda una época histórica, que en el mejor de los casos recorreremos en uno o dos decenios. Será una época histórica particular, pero sin pasar por ella, sin terminar con el analfabetismo, sin lograr un grado suficiente de comprensión, sin obtener de la población que se acostumbre en cierta medida a recurrir a los libros –brindándole la base material para ello-; sin asegurarla, por ejemplo, y en cierta medida contra las malas cosechas, el hambre, etc., no podremos alcanzar nuestro objetivo. Todo depende ahora de que todo este impulso y entusiasmo revolucionarios que hemos revelado con suficiente amplitud y coronado con un éxito completo, seamos capaces de combinarlo con la habilidad necesaria para ser (aquí estoy casi dispuesto a decirlo) un mercader inteligente e instruido, lo que basta para ser un buen cooperativista. Cuando hablo de esta habilidad, entiendo a un mercader culto. Que lo recuerden bien los rusos o simplemente los campesinos que piensan: el que comercia es capaz de ser comerciante. Esto es por completo equivocado. Es cierto que lo hacen, pero de ahí a ser un comerciante culto hay mucha distancia. Comercian al estilo asiático, mientras que para convertirse en un buen comerciante es necesario hacerlo a la europea. Y de esto los separa toda una época.

Termino: el cooperativismo se basa en una serie de privilegios económicos, financieros y bancarios; en esto debe consistir el apoyo de nuestro Estado socialista al nuevo principio según el cual debe organizarse la población. Esto sólo en líneas generales, puesto que aún queda por determinar y enumerar en detalle el aspecto práctico del problema; es decir, que es preciso encontrar qué forma tendrán las “primas” (y condiciones de entrega) que concederemos por el trabajo realizado en pro de las cooperativas, forma que nos permita prestar ayuda suficiente a las cooperativas y preparar cooperativistas cultos. Ahora bien, el régimen de cooperativistas cultos, cuando existe la propiedad social sobre los medios de producción y cuando el proletariado ha triunfado como clase sobre la burguesía, es el régimen socialista.

Siempre que escribí algo acerca de la nueva política económica, cité mi artículo de 1918 acerca del capitalismo de Estado. Esto, en más de una ocasión, despertó dudas entre algunos camaradas jóvenes, dudas que giraban en torno de cuestiones políticas abstractas. Creían que no se debía calificar de capitalismo de Estado a un régimen en que los medios de producción pertenecen a la clase obrera y en el que ésta es dueña del poder estatal. Sin embargo no advertían que utilicé la formulación “capitalismo de Estado”, en primer lugar para establecer la vinculación histórica entre nuestra posición actual y la adoptada en la polémica contra los llamados comunistas de izquierda; también demostré entonces que el capitalismo de Estado sería superior a nuestra economía actual; lo importante para mí era establecer la continuidad entre el capitalismo de Estado corriente y aquel otro no común, incluso extraordinario en exceso, al que hice referencia cuando introduje al lector en la nueva política económica. En segundo lugar, para mí siempre tuvo importancia el objetivo práctico. Y en relación con nuestra política económica, este consistía en obtener concesiones, las cuales, sin duda alguna, en las condiciones imperantes entre nosotros, representaría un tipo puro de capitalismo de Estado.

Pero hay otro aspecto, según el cual podríamos necesitar el capitalismo de Estado, o por lo menos trazar un paralelo con él. Se trata del cooperativismo.

Es indudable que éste, en las condiciones del Estado capitalista, representa una institución capitalista colectiva. Tampoco hay duda de que en las condiciones de nuestra actual realidad económica, cuando unimos las empresas capitalista privadas –siempre sobre la base de la tierra socializada y sólo bajo el control del poder del Estado, que pertenece a la clase obrera- con las de tipo efectivamente socialista (cuando tanto los medios de producción como el suelo en que se halla la empresa y toda ella en conjunto pertenecen al Estado), surge el problema de un tercer tipo de empresas, que antes en lo que se refiere a los principios en que se basaban, no eran independientes, es decir: las empresas cooperativas. En el capitalismo privado, las empresas cooperativas se diferencian de las capitalistas por ser colectivas en vez de privadas. En el capitalismo de Estado, las empresas cooperativas se diferencian de las capitalistas estatales, en primer lugar porque son empresas privadas, y en segundo lugar, porque son colectivas, pero no de las socialistas, siempre y cuando la tierra y los medios de producción pertenezcan en ellas al Estado, es decir a la clase obrera.

Esta circunstancia no la tenemos suficientemente en cuenta cuando discutimos sobre el cooperativismo. Olvidamos que éste adquiere en nuestro país, debido a la peculiaridad de nuestro régimen estatal, una importancia en verdad excepcional. Si dejamos a un lado las concesiones, que por cierto no han alcanzado en el país un desarrollo importante, bajo nuestras condiciones, la cooperativización coincide a cada paso con el socialismo.

Me explicaré: ¿en qué consiste el carácter fantástico de los planes de los viejos cooperativistas, comenzando por Roberto Owen? En que soñaban con la transformación pacífica de la sociedad moderna mediante el socialismo sin tener en cuenta problemas tan fundamentales como el de la lucha de clases, la conquista del poder político por la clase obrera, el derrocamiento de la dominación de la clase de los explotadores. Y por eso tenemos razón cuando afirmamos que ese socialismo “cooperativo” es pura fantasía, algo romántico y hasta trivial, pues sueña con transformar, mediante el simple agrupamiento de la población en cooperativas, a los enemigos de clase en colaboradores de clase, o a la guerra de clases en paz de clases (la llamada paz civil).

Es indudable que teníamos razón a la tarea fundamental de la actualidad, ya que sin la lucha de clases por el poder político del Estado no se puede llegar al socialismo.

Pero fíjense cómo ha cambiado ahora la situación, debido a que el poder del Estado está en manos de la clase obrera, a que el poder político de los explotadores ha sido derrocado y todos los medios de producción (excepto los que el Estado obrero, en forma voluntaria por cierto tiempo y sujetos a determinadas condiciones, cede a los explotadores) están en poder de la clase obrera.

Ahora tenemos el derecho de afirmar que para nosotros el simple desarrollo de la cooperativización se identifica (salvo la “pequeña” excepción indicada más arriba) con el desarrollo del socialismo y al mismo tiempo nos vemos obligados a reconocer que se ha producido un cambio radical en todos nuestros puntos de vista sobre el socialismo. Este cambio radical consiste en que antes nuestro objetivo fundamental era, y así debía ser, la lucha política, la revolución, la conquista del poder, etc. Mientras que ahora el centro de gravedad cambia hasta desplazarse hacia la organización pacífica del trabajo “cultural”. Y hasta diría que este centro de gravedad habría que desplazarlo en nuestro país hacia la instrucción, si las relaciones internacionales no nos obligaran a luchar en escala mundial por nuestras posiciones. Pero si dejamos esto a un lado y nos limitamos a nuestras relaciones económicas interiores, en realidad el centro de gravedad se reduce hoy a la labor de educación.

Tenemos ante nosotros dos tareas principales, que representan toda una época. Una reorganizar nuestro aparato, que no sirve en absoluto, y que tomamos íntegramente de la época anterior; en cinco años de lucha nada serio logramos en este aspecto y no podía ser de otro modo. La segunda tarea es el trabajo cultural entre los campesinos, cuyo objetivo económico es precisamente el cooperativismo. Si pudiéramos organizar en cooperativas a toda la población, podríamos decir que nos afirmamos con ambos pies en una base socialista. Pero organizar a toda la población en cooperativas requiere de los campesinos (es decir de esa inmensa masa de la población) tal grado de cultura, que sin una completa revolución cultural esa organización total es imposible.

Nuestros adversarios nos han dicho más de una vez que emprendemos una obra descabellada, cuando nos imponemos implantar el socialismo en un país de insuficiente cultura. Pero se equivocan cuando afirman que comenzamos, no en el orden debido según la teoría (de toda clase de pedantes); olvidan que entre nosotros la revolución política y social precedió la revolución cultural, a esa revolución ante la cual, a pesar de todo, nos encontramos ahora.

Esta revolución cultural es hoy suficiente para que nuestro país se convierta en socialista, pero presenta increíbles dificultades, tanto en el aspecto puramente cultural (pues somos analfabetos) como en el material (pues para ser cultos es necesario cierto desarrollo de los medios materiales de producción, es indispensable determinada base material)

Referencias

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oe3/lenin-obras-3-3.pdf

Paúl del Rio, un irreductible.

¨Decirle a Obama que soy su enemigo personal, si  tropezamos en una calle yo le recomendaría que se llevara una foto mía porque si me ve es mejor que cruce la calle, soy su enemigo, y así como me ven sentado, sentado voy a combatir a las tropas americanas si se atrevieran a pisar el sagrado suelo de nuestra patria, sentado se dispara mejor lo he comprobado y tengo muy buena puntería. Seguramente moriré en el combate y esa sería mi última gran satisfacción al final de mi vida, ser asesinado por un asesino, sería un honor para mí, yo habré hecho lo que pueda para llevarme a unos cuantos primero. Muchas gracias hermanos.¨  Paúl del Río

14282862013809.jpg

Nacido en Cuba en 1943, hijo de republicanos españoles exiliados tras la guerra civil, a los 2 años de edad se trasladó junto con su familia a Venezuela, a los 18 años ingresaría en el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), participando en la rebelión cívico-militar contra el régimen de Betancourt. Años después entraría en las filas de las FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional) participando en numerosas operaciones guerrilleras tanto urbanas como en la sierra, y acciones de propaganda armada con el objetivo de denunciar internacionalmente al régimen corrupto y criminal de Betancourt, responsable de cientos de asesinatos, torturas y desapariciones forzosas, asesorado por el gobierno norteamericano.

Paúl, ya con el nombre de guerra de ¨Máximo Canales¨, participaría en el asalto y toma del buque mercante ¨Anzoatequi¨ y en el secuestro del futbolista del Real Madrid Alfredo Di Stéfano, dentro de la operación ¨Julián Grimau¨en homenaje al comunista español e inspector del Servicio de Información Militar de la II República, ejecutado por la dictadura franquista. Tras 10 años de lucha caería apresado por un chivatazo, pasando 3 años y medio en prisión.

frontal

Posteriormente, participaría como voluntario internacionalista en la guerra de Nicaragua contra la dictadura de Somoza, alistándose en las filas del Frente Sur de la guerrilla sandinista, hasta la entrada victoriosa en la capital Managua, tras el derrocamiento del tirano. Mas adelante volvería a Venezuela, apoyando el proceso de la revolución bolivariana liderado por Hugo Chávez, por ello, en el año 2006 sería golpeado salvajemente por un grupo de fascistas en Caracas, durante una oleada de violencia golpista. En su última etapa se dedicó a la recuperación de la memoria histórica de los guerrilleros, los desaparecidos y torturados, al frente de la ¨Fundación Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez¨, actividad que compaginaba con la pintura y la escultura, cuyas obras expondría en varios países, llegando a diseñar por encargo de Chávez el sarcófago de Simón Bolívar. Paúl fallecería en 2015 a los 72 años de edad.

1_captura_de_pantalla_2015-04-24_a_las_08.23.45

Referencias

http://www.aporrea.org/actualidad/n268144.html

 

Sobre la organización/Carlos Marighella

Carlos-Marighella2

En el interior de las organizaciones brasileñas revolucionarias, se oponen dos concepciones acerca del trabajo de masas y las relaciones con el pueblo. Una de ellas es defendida por las organizaciones que parten de las reivindicaciones inmediatas y, de esta forma, pretenden conquistar a las masas para la revolución. Pero la dictadura militar no admite la lucha reivindicativa. Lo prohíben los decretos y las leyes de excepción, y ahí está el ejército para hacer respetar esa prohibición. La dictadura no vacila en disparar sobre los manifestantes en las calles. Las organizaciones que se limitan al trabajo de masas, y utilizan la lucha reivindicativa, queriendo convertirla en lucha política, están reducidas a la impotencia, debido a la superioridad militar del enemigo. La otra concepción es la de aquellas organizaciones que se colocan desde un principio en el terreno de la lucha armada, y que cuentan con una cierta potencia de fuego. Alrededor de ellas, cuyo número va en aumento, la masa se agrupa, construye su unidad, marcha hacia la toma del poder. El movimiento de masas debe tener en cuenta el crecimiento de la lucha armada, puesto que no puede subsistir si no se apoya en una potencia de fuego, suya o de otros grupos revolucionarios. No se nos puede acusar de despreciar el trabajo de masas por seguir esta concepción.

Nosotros ignoramos la separación entre lo militar y lo político, en la guerra revolucionaria brasileña no hay comisarios políticos que orienten a los cuadros militares. Todos los miembros de la organización son necesariamente, al mismo tiempo, dirigentes políticos y cuadros militares. Aquellos que no lleguen a ser lo uno y lo otro, simultáneamente, no llenan las condiciones requeridas. El problema no es distinto si se trata de militantes del frente de masas, o de aquellos del frente logístico. Para seguir el ritmo de desarrollo de la organización, los militantes deben adquirir, tanto conocimientos políticos como militares.

Nunca la estructura orgánica precede a la acción o la revolución. La acción es lo que produce la vanguardia. Algunos miembros piensan que nuestra Organización ya está constituida, perfecta y acabada. Tal pensamiento no es correcto. Nuestra organización se irá edificando a medida que la acción crezca. Los líderes de nuestra organización no puede provenir de elecciones. Los líderes surgen de la acción y de la confianza despertada por su participación personal en las acciones. Todos somos guerrilleros, terroristas y atracadores y no hombres que dependen de los votos de otros revolucionarios o cualquier persona para llevar a cabo el deber de la revolución. El centralismo democrático no se aplica a organizaciones revolucionarias como la nuestra. En nuestra organización se aplica la democracia revolucionaria. Y la democracia revolucionaria es el resultado de la confianza en el papel desempeñado por la acción revolucionaria de los que participan en la acción revolucionaria.

Referencias

http://www.cedema.org/uploads/ALN-1969-11.pdf

https://www.marxists.org/portugues/marighella/1969/08/sobre.htm

Comandos del O.P.L.A.: justicia popular en la Grecia ocupada.

1

O.P.L.A. (Grupo de Combate de Protección Popular) cuyo acrónimo en griego significa ¨armas¨, fue una división especial que formaba parte del EAM (Frente de Liberación Nacional) dirigido por el Partido Comunista Griego, que cumpliría un importante papel dentro de la Resistencia, primero durante la ocupación nazi alemana  y  posteriormente en la guerra civil contra los derechistas monárquicos y las tropas británicas del borracho asesino de Churchill. Su función principal era la de servir como fuerzas de seguridad y  auto defensa para los miembros del Frente de Liberación Nacional, ante los ataques de organizaciones terroristas de la extrema derecha griega, la policía, la gendarmería, la gestapo alemana y los ¨Batallones de Seguridad¨, un cuerpo de voluntarios anticomunista del gobierno títere griego, financiado por latifundistas y grandes propietarios.

opla_teliko_page1_image2 (1).jpg
Militantes del OPLA

Otras funciones del OPLA serían la obtención de información de Inteligencia, mediante el espionaje y la observación metódica y detallada de los movimientos y costumbres de los ocupantes y colaboracionistas locales, y también la ejecución de operaciones especiales de eliminación de objetivos. El OPLA tenía una actividad esencialmente urbana, especialmente fuertes en la ciudad de Tesalónica. Contaban con una amplia red de casas de seguridad, para esconder personal, depósitos de armas y explosivos, y ¨buzones¨ donde recoger información u órdenes depositadas por enlaces, también disponían de informadores infiltrados en casi todas las esferas de la sociedad griega. Las secciones de Inteligencia y de Operaciones Especiales del OPLA se dividían en pequeñas células autónomas, cada miembro sabía lo justo sobre la organización conociendo únicamente a su reclutador y dos miembros mas para evitar problemas de infiltración y delación, los objetivos eran decididos por la dirección del Frente de Liberación Nacional (EAM) y del Ejército de Liberación del Pueblo Griego (ELAS), en base a la recopilación de información y las decisiones de los tribunales populares establecidos en las zonas liberadas. Los miembros del OPLA eran seleccionados entre los mas decididos y de mayor confianza constituyendo una fuerza de élite, debían adoptar medidas de seguridad personal como cambiar con frecuencia el lugar para dormir o comer, y modificar el aspecto y vestimenta, incluyendo el uso de disfraces.

dsc02516dsc02500image096

El símbolo del OPLA fue un reloj cuyas manecillas se acercaban a las 12, lo que indicaba el tiempo de vida que les quedaba a traidores y colaboracionistas del enemigo.

La organización llevó a cabo numerosas acciones de castigo, sobre todo contra miembros de los Batallones de Seguridad, una unidad especialmente odiada por el pueblo por el extenso currículum de crímenes que acumulaban, acostumbrados a dejar colgados los cuerpos de los ejecutados en medio de las calles para atemorizar a la población. Otras famosas acciones del OPLA serían las ejecuciones de los ministros de Trabajo y de Justicia, y la de un conocido jefe de la policía, colaborador de la gestapo y aficionado a las torturas, en esa operación un militante del OPLA se haría pasar por vagabundo, observando los horarios, movimientos, gustos y lugares que el torturador frecuentaba a diario, gracias a ello se localizaría una peluquería a la que el policía era asiduo, días después el ¨vagabundo¨ reduciría al peluquero, maniatándolo y escondiéndolo en una habitación, le quitaría la ropa y se haría pasar por un ayudante, cuando el policía llegó para recibir su cotidiano afeitado el ¨ayudante de peluquero¨ le cortó el cuello con una navaja barbera al tiempo que le susurraba al oído: ¨cierra los ojos y reza bastardo, el OPLA en nombre del pueblo griego te sentencia a muerte por tu traición¨, mientras el torturador agonizaba el ¨ayudante de peluquero¨ cantaba a pleno pulmón la ópera de Fígaro para que los escoltas del jefe de policía que le esperaban en el coche no sospecharan nada, huyendo posteriormente de la peluquería antes de que se percataran de la ejecución.

El OPLA también llevaría a cabo misiones de liberación de prisioneros, ataques con granadas contra cafeterías y teatros frecuentados por policías, o la colocación de explosivos en edificios del gobierno infiltrándose a través de la red de alcantarillado.

Durante el final de la guerra civil la actividad del OPLA decaería debido al cese de la ayuda soviética que pactó con el imperialismo británico retirar al ejército rojo situado a pocos kilómetros de la frontera griega, a cambio de conservar su influencia en los países de la Europa oriental, presionando para que se pusiera fin a la lucha en Grecia. La dirección del Partido Comunista Griego aceptaría esas directrices provocando el descontento de buena parte de la Resistencia que quería continuar con la lucha armada, y consideraba esos pactos como una traición. La ruptura del apoyo de Yugoslavia, que cerraría su frontera (retaguardia con numerosos campamentos de la guerrilla), y el sólido apoyo británico y norteamericano a las fuerzas monárquicas, acabaría asestando duros golpes, que culminarían con la retirada de las últimas unidades de partisanos cruzando a Albania, y una dura represión contra los que no pudieron huir, que acabarían ejecutados o en campos de concentración custodiados por británicos y ex colaboracionistas fascistas griegos, rehabilitados y excarcelados vergonzosamente por EEUU e Inglaterra tras la expulsión de los alemanes, para seguir asumiendo labores represivas y criminales.

 

Referencias